De acuerdo con recientes estudios e investigaciones de desarrolladas por Schneider Electric, organización líder en la transformación digital de la gestión de la energía y la automatización, cerca de la mitad (45%) de las empresas consideran que la digitalización será el elemento que permitirá crear nuevos roles laborales de tecnología operativa (OT) en los próximos tres años.

Esta investigación fue llevada a cabo por el destacado líder mundial en investigaciones, Omnia, a solicitud de Schneider Electric. Para esto, se tuvo en cuenta la opinión de líderes de 407 empresas dentro de las cuales se encuentran pequeñas, medianas y grandes organizaciones de Europa occidental (Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Dinamarca y Suecia), Estados Unidos, China, India y el sudeste asiático (Vietnam, Tailandia y Filipinas). El estudio subrayó la magnitud del impacto de la crisis global de habilidades en la industria, confirmando que la adquisición de talento constituye un desafío fundamental para más del 52% de los encuestados.

Sin embargo, se ha podido establecer la solución a esta problemática. Además de la creación de empleo, más de dos tercios de encuestados (70%) están de acuerdo en que la digitalización ayudará a abordar la escasez de talento, destacando el potencial de las herramientas para ofrecer más que solo productividad y eficiencia.

Mientras la crisis de habilidades persiste, el entorno laboral industrial continúa experimentando importantes cambios. Los objetivos en materia de sostenibilidad y las tecnologías avanzadas, como la Inteligencia Artificial (IA) y los “gemelos digitales”, son elementos que se están integrando cada vez más en la fuerza laboral. La investigación encontró que entre el 45% y el 47% de los participantes creen que las exigencias para cumplir con los objetivos de sostenibilidad ambiental y social requerirán una ampliación significativa de los roles laborales existentes en la planta.

“La digitalización no solo aporta beneficios a la productividad y la eficiencia, sino que también se convierte en un elemento crucial para abordar los desafíos centrados en las personas que enfrentan las empresas. Es una oportunidad significativa para que las organizaciones optimicen y perfeccionen los roles de tecnología operativa. Al reducir el tiempo dedicado a tareas administrativas y permitir que los colaboradores desarrollen plenamente su potencial, podemos abordar de manera efectiva muchos de los desafíos fundamentales que enfrentan estas empresas, contribuyendo así a la construcción de un futuro más sostenible” afirma dijo Ali Haj Fraj, Vicepresidente Senior de Fábrica Digital, Automatización Industrial en Schneider Electric.

El futuro del trabajo en roles operativos

La encuesta encontró que más de la mitad de los encuestados (52%) consideran que la adquisición y retención de talento es un desafío que se puede superar, lo que demuestra que existe un nivel de optimismo compartido entre las empresas industriales en torno a superar los desafíos laborales.

Tres de cada cinco personas (60%) creen que los roles de tecnología operativa (OT) cambiarán en los próximos tres años, ya sea de manera moderada (41%) o significativa (19%). Además, una gran mayoría (73%) está de acuerdo en que la digitalización cambiará sustancialmente la naturaleza del trabajo en los próximos tres años. Tres de cada diez (31%) consideran que los roles de control de calidad serán los más significativamente potenciados o mejorados por la digitalización.

La encuesta también reveló que en los próximos tres años, las empresas pronostican la necesidad de personal con habilidades en áreas como la programación e integración de robótica (el 49% de los encuestados afirma no tener o tener habilidades insuficientes en esta área) y el procesamiento de datos, visualización y análisis (en promedio, más del 30% carece de habilidades o las considera insuficientes en estas áreas).

Aunque los participantes destacan que están dando prioridad a la inversión en procesamiento de datos, visualización y análisis, la programación e integración de robótica sólo se considera una prioridad intermedia para casi la mitad de los encuestados. Una recomendación derivada de la investigación es que las empresas busquen colaborar con socios en todo el ecosistema industrial. Estos colaboradores pueden ayudar a subsanar las carencias en habilidades tecnológicas mediante soluciones, capacitación y otras capacidades, con el objetivo de preparar a su fuerza laboral para los desafíos futuros.

“La cambiante naturaleza de la fuerza laboral está y continuará estando vinculada a la necesidad de invertir en la digitalización para capacitar al personal y mejorar la productividad y eficiencia.  Si no lo hacen, el impacto a largo plazo será más amplio y grave, afectando la capacidad de innovación y la incapacidad para mitigar la escasez de talento” finaliza  Alex West, Analista Principal Senior de IoT Industrial y Sostenibilidad en Omdia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí