San Miguel Industrias (SMI), empresa líder en Hispanoamérica en brindar soluciones de envases rígidos sostenibles y pionera en la producción de botellas 100% recicladas en Sudamérica, anunció hoy que realizará una inversión de más de USD 100 millones para triplicar su capacidad de reciclaje en la región, como parte de su apuesta por un modelo de negocio basado en la economía circular.

Dicho monto que será destinado para triplicar la capacidad instalada de regenerado de la Compañía en distintos países, le permitirá a su operación de Colombia pasar de 9.000 a casi 30.000 toneladas al año e incrementar la producción de sus soluciones de envase, las cuales son las únicas en Sur y Centro América que están integradas verticalmente hacia la producción de rPET.

El restante de la inversión, se utilizará para incrementar la capacidad instalada de regenerado en Perú en un 70%, pasando de reciclar 26,000 a más de 45,000 toneladas; a la apertura de operaciones en Guatemala, durante el primer cuatrimestre del 2024, buscando contar con una capacidad de reciclaje de más de 16,000 toneladas; y a la instalación de centros de acopio en El Salvador, Costa Rica y Honduras.

“Para nosotros, el proceso de reciclado es parte fundamental del negocio. Esta visión transversal a toda la Compañía, nos convierte en una empresa distinta con una propuesta de valor más sólida, teniendo como base la innovación y la tecnología en esta transformación”, comenta Edgar Jürgensen, CEO de SMI.

Vale la pena destacar que, si bien estas inversiones se darán hasta el 2025, el compromiso de SMI con la sostenibilidad no es algo nuevo, ya que en los últimos cinco años, la empresa invirtió cerca de USD 43 millones en equipamiento y tecnología en los mercados de reciclaje peruano y colombiano. Asimismo, cuentan con la capacidad de diseñar productos con una menor cantidad de recursos naturales, a través del aligeramiento y de la elección de trabajar con materiales que puedan ser 100% reciclables, como es el caso de la resina PET (rPET) de grado alimenticio. Este es un claro ejemplo de la implementación de la economía circular como eje de negocio, lo que permite migrar a una producción con menor impacto en los recursos naturales y con un enfoque de cero residuos.

Así como también, ha venido promoviendo una cultura del reciclaje más allá de sus operaciones, mediante el trabajo que realiza con los recicladores, a quienes considera parte fundamental para la sostenibilidad de sus operaciones, reconociéndolo como aliados estratégicos del negocio. Por esta razón, estos cuentan con acceso a programas diseñados para mejorar sus habilidades y fortalecer su desempeño, como lo son capacitaciones en Seguridad en el Trabajo, Administración Empresarial y Acopio.

“El reciclador, no es sólo el primer contacto con el material post consumo, sino que son, además, los encargados de recuperar el material en la primera instancia, lo que representa la base del reciclaje al

iniciar la cadena de acopio. Su rol es imprescindible y es justamente nuestra relación con ellos la que nos permite cumplir con los altos estándares de la cadena”, agrega el ejecutivo.

Al respecto, es importante mencionar que a la fecha SMI ha logrado integrar a una cantidad relevante de recicladores de manera formal a la cadena de valor en todos los países en los que opera, creando así puestos de trabajo formales y dinamizando las economías locales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí