El trabajo que se hace desde el año 2018 en Colombia para lograr equidad de género empresarial, a través de distintas iniciativas y organizaciones, está dando buenos resultados. Datos aportados por el Centro de Estudios en Gobierno Corporativo (CEGC) del CESA revelan que Colombia es el país de la región que lidera el avance en este sentido y donde hay más participación de mujeres en juntas directivas de los emisores de valores (22,3%), respecto a Ecuador (16%), Argentina (15,7%), Brasil (15,0%), Chile (11,7%), México (11,5%) y Perú (11,2%).

El promedio global de participación de mujeres en juntas directivas es del 19,7% y en América Latina y en el Caribe es del 10,4%.

En este sentido, y tras evaluar con detenimiento los resultados de las asambleas generales de 2023, desde el CEGC del CESA se han identificado cinco desafíos importantes que hacen cuesta arriba que Colombia logre afianzar una cultura empresarial con verdadera equidad de género en el corto plazo. María Andrea Trujillo y Alexander Guzmán, codirectores del CEGC del CESA, explican que los desafíos se centran en:

  1. La tasa de crecimiento de participación de mujeres en juntas directivas en Colombia bajó respecto a años anteriores y la variación anual fue de nuevo cercana a un punto porcentual. La meta del Club del 30% es lograr que los emisores de valores del país alcancen en sus juntas directivas un porcentaje mínimo del 30% de participación femenina para 2026, pero, al ritmo en el que se dio el aumento este año, la meta podría lograrse hasta el 2030.
  2. Las empresas sin mujeres en sus juntas directivas ha bajado del 40% al 23.4% entre 2018 y 2023, pero aún 32 emisores de valores no tienen mujeres en sus juntas directivas y 42 solo tienen una. El desafío está en sensibilizar a estas empresas para que reconozcan el valor de la equidad de género, que les permitirá tener juntas directivas balanceadas y lograr, entre otras cosas, un incremento de hasta el 8% de crecimiento en ventas y mayor probabilidad de comprensión del consumidor.
  3. Otro dato que demuestra que aún falta camino por recorrer en este sentido es que tan solo el 5,9% de las juntas directivas del país son presididas por una mujer.
  4. Enfocar la vocería de la mujer en buscar oportunidades para que más mujeres lleguen a posiciones de liderazgo. El cambio se logra con la participación de la mujer.
  5. Lo más desafiante está en conquistar presidencias de empresas y en sensibilizar sobre la importancia de planes de sucesión y acompañamiento a la mujer en el desarrollo de su carrera.

En el país, la participación de mujeres en juntas directivas ha crecido 7,3 puntos porcentuales desde 2018: pasó de tener 125 (15%) a 199 (22,3%) mujeres en puestos principales de juntas directivas, lo cual ha significado un logro importante en el trabajo que se está haciendo, sin embargo, hacerse consciente de los desafíos y trabajar en ellos resulta en una práctica necesaria para ir superando dificultades y lograr empresas más justas y sostenibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí