En la era de la digitalización y la interconexión, Las empresas se encuentran en constante búsqueda de soluciones que optimicen su operatividad, seguridad y eficiencia. En este contexto, la nube híbrida ha emergido como una herramienta transformadora que está revolucionando la manera en que las entidades gubernamentales gestionan sus datos y servicios. Esta innovadora tecnología, que combina la nube pública, comunitaria y privada, ofrece una serie de beneficios que están contribuyendo a modernizar y agilizar las operaciones en el sector público.

“Se espera que, en los próximos años, las empresas del sector público en Colombia y la región continúen adoptando soluciones de nube híbrida para optimizar sus operaciones, mejorar la eficiencia y reducir costos. Además, se prevé una mayor atención a la seguridad cibernética y la protección de datos a medida que más servicios y operaciones se trasladan a entornos de nube”, afirma Juan José Calderón, Director de Data Centers y Cloud de Cirion Technologies, para la región Andina y Perú.

Pero ¿qué es la nube híbrida?

La nube híbrida es una infraestructura tecnológica que mezcla lo mejor de dos mundos: la nube pública y la nube privada o comunitaria. Mientras que la nube pública permite acceder a recursos informáticos y almacenamiento a través de proveedores externos, la nube privada opera dentro de la infraestructura local de los Data Centers especializados. La nube híbrida fusiona estas dos modalidades en un entorno único, permitiendo a las entidades gubernamentales aprovechar la escalabilidad y flexibilidad de la nube pública, al tiempo que mantienen el control y la seguridad de la nube privada. Esto permite optimizar costos, cumplir con requisitos de seguridad y facilitar la migración gradual de cargas de trabajo entre los dos entornos.

De acuerdo con Calderón, estos son 5 beneficios que tiene la implementación de la nube híbrida para el sector público:

  1. Eficiencia operativa:

Una de las ventajas más destacadas de la nube híbrida es su capacidad para proporcionar una mayor eficiencia operativa. Las instituciones gubernamentales pueden mover cargas de trabajo entre la nube pública y privada según sus necesidades cambiantes. Por ejemplo, tareas estacionales o proyectos a gran escala pueden ejecutarse en la nube pública, aprovechando sus recursos de manera temporal y evitando la inversión en infraestructura costosa.

  • Seguridad y cumplimiento:

La seguridad de los datos es de suma importancia y el sector público no es la excepción. La nube híbrida permite mantener datos sensibles en la nube privada, que está sujeta a regulaciones más estrictas y personalizadas, mientras que aplicaciones y servicios menos sensibles pueden alojarse en la nube pública. Esta segmentación reduce los riesgos de exposición y facilita el cumplimiento de normativas gubernamentales y de privacidad.

  • Escalabilidad:

Los gobiernos a menudo enfrentan picos de demanda impredecibles, como durante períodos electorales o crisis nacionales. La nube híbrida ofrece una solución flexible, permitiendo escalar recursos rápidamente para satisfacer la demanda en momentos críticos y luego reducirlos cuando la necesidad disminuye.

  • Reducción de costos:

La inversión en infraestructura tecnológica puede ser costosa y en ocasiones, poco eficiente. La nube híbrida evita gastos excesivos al brindar la posibilidad de utilizar recursos y servicios externos, en lugar de mantener una infraestructura en las premisas del cliente lo cual es costoso y genera grandes inversiones de Capex que se vuelven obsoletas rápidamente.

  • Innovación continua:

La adopción de la nube híbrida permite a las empresas mantenerse al día con las últimas innovaciones tecnológicas. La colaboración con proveedores de nube privada da acceso a nuevas herramientas y capacidades que pueden ser aprovechadas para desarrollar soluciones más eficaces y centradas en el cliente.

Además, Calderón finaliza mencionando algunas de las innovaciones a futuro que pueden incluirse en este modelo digital tales como: la Inteligencia Artificial y analítica avanzada, la automatización de procesos robóticos (RPA), IoT (Internet de las cosas), blockchain y los servicios referidos a ciudadanos digitales.

En conclusión, la nube híbrida está desempeñando un papel fundamental en la modernización del sector público y privado, permitiendo a las instituciones gubernamentales o cualquier tipo de empresa, tener procesos tecnológicos mejores y más eficientes. A medida que el mundo continúa evolucionando hacia la era digital, la adopción de esta tecnología se convierte en una inversión estratégica para las entidades que buscan mantenerse a la vanguardia y brindar servicios de calidad a sus ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí