El hidrógeno verde sigue fortaleciéndose como uno de los ejes que permite alcanzar indicadores de descarbonización, para controlar los efectos del cambio climático e igualmente, como un elemento de vital importancia en el camino hacia la transición energética. Schneider Electric, como aliado digital y líder en gestión de la energía está ofreciendo toda su experiencia y conocimiento en el país.

El hidrógeno verde ha ganado relevancia como una de las energías del futuro, en cuanto permite reducir las emisiones y las temperaturas globales para preservar el futuro y mitigar los impactos en la atmósfera. Este enfoque es una inversión para lograr un futuro sostenible, pero también implica abordar los costos asociados. Hoy, el éxito de su uso está estrechamente ligado al futuro del gas natural, las energías renovables y la tecnología del hidrógeno azul.

“Colombia es un país que día por día está comprendiendo la importancia del hidrógeno verde, como vector que fomenta la transición energética. En el país, ya se ha establecido una hoja de ruta con la que podría convertirse en un gran productor, y para alcanzar este objetivo se necesita ratificar el marco regulatorio y ser más consecuentes con los compromisos adquiridos. Hoy, Industrias como la del transporte están usando este componente, como motor que garantiza su operatividad.” afirma Andrés Díaz, director del Clúster Andino de Schneider Electric.

De acuerdo con el vocero, en Colombia la producción de hidrógeno verde, está desplazando la del azul. Sin embargo, mientras que el proceso de transición energética se consolida, este es un elemento que mantendrá un costo elevando, en cuanto los rubros asociados a la producción y a los impuestos son bastante altos. Una situación que puede mitigarse en cuanto su uso sea generalizado.

La eficacia del hidrógeno

Frente a los objetivos planteados para controlar los efectos del cambio climático, y de cara al proceso de transformación energética, es primordial aprovechar el aporte tecnológico que permita acelerar el sistema y hacerlo más eficiente. En ese sentido, la compañía Schneider Electric cuenta con los procedimientos necesarios para proporcionar sistemas de control distribuido y sistemas instrumentados de seguridad para los procesos de hidrógeno. Para ello, cuenta con un robusto portafolio de soluciones (process automation), en electrificación (equipos eléctricos) y digitalización.

“La compañía suma con su experiencia, para hacer viable los proyectos desde la factibilidad y la aceleración. Paralelamente, hemos suscrito acuerdos mundiales para el almacenamiento de hidrógenos, por ejemplo, en cavernas de sal. ¿Qué hacemos en ese caso? Trabajamos con una subsidiaria de Engie (Sotorengy) y brindamos todo el conocimiento en temas de automatización, control de procesos, seguridad y analítica”, explica Andrés.

Asimismo, el amplio portafolio que tiene la empresa en todo el mundo, como AVEVA, permite la simulación de procesos de plantas seleccionadas, electrolizadores, consumos, tipos de agua, agua residual a usar, entre otros. “Esto permite incorporar todas las variables para hacer un análisis detallado de factibilidad de estos proyectos, acortar el tiempo de despliegue, iniciar a producir de manera más eficiente e incluso tratar temas relacionados con blending, que es uno de los puntos muy importantes”, completa el experto.

Hidrógeno en Colombia

Colombia está en camino de convertirse en un importante productor de hidrógeno verde. En este proceso es importante abordar desafíos relacionados con regulación, avances tecnológicos, implementación en sectores clave y gestión ambiental para garantizar el éxito y la sostenibilidad de estos proyectos. Al apostar por el hidrógeno verde, Colombia busca establecer estándares para la reducción de emisiones industriales en colaboración con empresas como Schneider Electric.

En este sentido, Colombia está emergiendo como un destacado productor de hidrógeno verde y ha establecido un esquema para impulsar su producción en el futuro. Empresas nacionales como Ecopetrol y Promigas están liderando este cambio. Sin embargo, es crucial abordar los avances y desafíos en términos de sostenibilidad que deben considerarse en los proyectos a implementar.

En el marco regulatorio también se han dado importantes avances, que permiten fomentar y desarrollar nuevos proyectos para su producción. Muestra de esto, es la sanción de la ley 2099 del 2021, con la cual se ratifica que tanto el hidrógeno verde como el azul, se han incluido en el listado de tipos de energía no convencional en Colombia.

Con relación a este proceso, hay tres aspectos clave que se deben reforzar: los territorios que serán ocupados, el manejo de químicos en las aguas a tratar y la presión que aumentará en los próximos 10 años sobre sectores industriales difíciles de abandonar, como el cemento, el acero y el transporte pesado.

El hidrógeno verde desempeña un papel crucial en la transición hacia un futuro más limpio y sostenible. Su importancia radica en su capacidad para proporcionar una fuente de energía limpia y renovable, libre de emisiones de carbono. Es un factor que puede contribuir a reducir la dependencia de los combustibles fósiles y a mitigar el cambio climático al proporcionar una alternativa sostenible y libre de contaminación. En Colombia, su desarrollo y adopción a gran escala representan un paso significativo hacia un futuro energético más limpio, más seguro y más resiliente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí